sábado, 24 de enero de 2009

Aburren a las piedras


Que más quisiera yo mentir, que mi blog fuese una mentira y que mi vida estuviese resuelta, pero mucho me temo que me aburriría en mis monotonías. Tendría que inventar lo de otros, modificar lo ajeno a mi antojo y seguir con mi aburrida vida.

Me imagino de complexión delgada tipo Perez Reverte, un tipo raro cabreado crónico que me gusta leer.

Yo lo que creo es que las personas se aburren y desean lo que no tienen. Un entorno diferente. un trabajo que les llene y sueñan con unas historias irreales. Y a mí lo que me ocurre es que tengo que pensar el qué no puedo escribir, aunque me haya pasado. Por no dar origen a malentendidos y conclusiones objetivas falsas. Yo sé lo que me digo.

Hace unos años a un conocido mío le escribí un mail proponiéndole un negocio. Se trataba de un "Parque temático para adultos aburridos" en algun local, porque estaba observando en nuestro gremio que todo el mundo se preocupaba más del vecino que de su casa. Y como también noté la existencia de más tocacojones por metro cuadrado (como en casi todos los sitios desarrollados). Hubiese venido de perlas el pelotazo.

Pero no coló, se dió cuenta rápidamente mi avipado conocido de la bromita y me mando una absurdez de Power-point como respuesta.

1 comentario:

  1. A lo mejor tu conocido, no tenía demasiadas luces...

    ResponderEliminar